dimecres, 17 de setembre de 2008

"En casa del herrero..."

No existe en mi idioma que yo sepa un refrán equivalente al del título, así que, con la excusa, voy a redactar esta entrada en castellano y de paso la dedico a las/los que me visitáis desde otros puntos de la península y del planeta y que vais dejando puntitos rojos en mi mapa de visitas ( no sabéis la ilusión que me hace saber que hay gente que va pasando por aquí!). También va dedicada a quienes os quejáis de que no cuelgo fotos de mi trabajo, aunque ya llegarán más y mejores.
Pues eso, lo que dice el refrán; para ser ceramista y con lo adicta que soy -también- a las infusiones, no estaba yo muy bien provista de tazas en el hogar. Así que me he agenciado alguna de las que cocí en el horno de Katsue para usarlas en casa y bebiendo de una de ellas recibí los primeros aires frescos preotoñales.
Está hecha de gres torneado, recubierta de un esmalte a base de barro blanco de baja temperatura y decorada con otro esmalte que lleva óxido de cobalto. Tiene una textura satinada muy agradable al tacto, ideal para estar entre manos!

2 comentaris:

Bínsent ha dit...

¡¡¡Bufona!!!
¡Que tassa tan bonitaaaaaaa! (¿No tomé yo un té en ella misma? Es ideal para mí, porque me cabe la trompa estupendamente...)
Un beso gigante.
(Avísame cuando estés en condicones de llevar a cabo mi "proyecto-vajilla", al que tendremos que añadir tazas, obvio...)
Otro beso más.

PASTAFANGS ha dit...

Bueno,tomaste el te en una parecida... la única que tenia en casa en ese momento que había hecho yo. Ahí cabía, como pudiste ver, no solo la trompa sino un elefante entero. Esta es un poco más moderada de tamaño... pensada para escala humana, vaya... A la vajilla le falta poco, ya te aviso!
Petonet

Related Posts with Thumbnails